¡La primavera ya está aquí y nuestra Huerta de Montecarmelo no puede estar más bonita! Todo gracias a Sandra Carretie y a su gran equipo de profesionales.

Sandra es la directora de la Huerta de Montecarmelo en la que trabajan 29 personas, de las cuales 17 tienen discapacidad intelectual.

La Huerta de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce permite a todos los aficionados a la jardinería, a la huerta, los espacios abiertos y a las tareas de cultivo, disfrutar de un huerto en la ciudad.

la huerta de montecarmelo

1.- ¿De cuántos huertos dispone la Huerta de Montecarmelo?

La Huerta de Montecarmelo en este momento dispone, nada más y nada menos, que de 200 huertos.

Comenzamos en el año 2011, con aproximadamente 70 huertos y a lo largo de estos años, fruto de la gran acogida que tuvo el proyecto, ampliamos en una segunda fase hasta los 150, y posteriormente, en una tercera, llegamos a los 200 que hay en la actualidad.

2.- ¿Qué funciones tienen las 17 personas con discapacidad intelectual que trabajan aquí?

Las funciones de nuestros personal keepers varían en función de sus capacidades. Y es que, como a todos, a cada uno se le dan mejor unas cosas que otras.

Al margen de eso las funciones son, principalmente, el cuidado y mantenimiento general de los huertos, abonados, trabajos de podas, de limpieza, de riegos manuales, de cavado, de transporte de abonos y fungibles, así como el repicado de plantas y semillado de los invernaderos.

Los profesionales con discapacidad intelectual que trabajan aquí son lo mejor de nuestra cosecha. Además de las funciones de las que hemos hablado antes, son unos cuidadores fantásticos que te ayudarán a que tu huerto no sufra y siempre esté regado y atendido.

la huerta de montecarmelo

3.- ¿Qué preparación previa tienen que tener para trabajar en esta unidad?

Los profesionales con discapacidad intelectual que trabajan aquí proceden casi todos del antiguo taller de jardinería y vivero que tenía la Fundación o de nuestro colegio, por lo que algunos de ellos ya contaban con una formación en jardinería básica que han tenido que adaptar al conocimiento de plantas hortícolas.

Si alguno de los trabajadores que venía a la Huerta no tenía esos conocimientos básicos, hemos conseguido que fueran aprendiendo gracias a la ayuda de los monitores, de sus compañeros y a la práctica diaria que supone el trabajo de los huertos.

¡En la actualidad los 17 son unos verdaderos profesionales!

4.- ¿Quiénes pueden tener un huerto y cuál es el procedimiento a seguir?

Nuestros huertos están abiertos a personas de todas las edades y entidades tales como asociaciones, empresas, centros educativos…etc.

¡El procedimiento a seguir es muy fácil!

Viniendo a nuestras instalaciones, la persona o personas interesadas, podrán elegir, con nuestra ayuda, el huerto que quieran de entre los que estén disponibles en ese momento, siempre en función de sus necesidades.

Por ejemplo, si el huerto se va a alquilar a una familia y lo van a compartir entre distintas generaciones, les recomendamos algún bancal que esté cerca de las instalaciones comunes, de las fuentes de agua o de las zonas de emparrados.

Si es una empresa y quiere tener más de un huerto, intentamos que estos estén contiguos.

Posteriormente, los interesados tendrán que rellenar y firmar un contrato por el que se obligan a mantener y atender el huerto, con nuestro apoyo, por un periodo mínimo de un año. De esta manera, conseguimos que nuestros clientes disfruten de las 4 estaciones de cultivo y adquieran un conocimiento básico de la rotación de cultivos durante la primavera, verano, otoño e invierno.

¡Toda una experiencia para nuestros usuarios!

la huerta de montecarmelo

5.- ¿Qué incluye el alquiler de un huerto?

Podríamos decir que el alquiler es una tarifa plana que incluye todo.

Incluye por supuesto el huerto en sí, con los bancales y las instalaciones de riego, los frutales que hay detrás en espaldera o unas plantas fijas como pueden ser parras o hibiscos, así como la reparación y el buen mantenimiento de la instalación.

Además, incluye todos los abonos y las tierras que el cliente necesite para esos bancales, las semillas, los plantones de temporada, el uso de las herramientas y de las zonas comunes de emparrados y, por supuesto, el apoyo de todos nuestros profesionales en el cultivo del huerto.

Los usuarios podrán encargar a nuestros trabajadores cualquier tarea a realizar durante la semana.

6.- Lo normal es que casi nadie sepa cosas como, cómo hay que plantar determinados productos, cual es la época adecuada o cómo hay que regarlos… ¿Los Personal Keepers de la Huerta de Montecarmelo pueden aclarar y ayudar al cliente en cualquier duda que tenga?

¡Por supuesto! Los personal keepers que trabajan en la huerta tienen una formación y unos conocimientos de las plantas que, lógicamente, están por encima de la media de cualquier urbanita que viva en la ciudad.

Desde el reconocimiento y distinción de las variedades –por ejemplo, distinguir lo que es una tomatera de una planta de berenjena solamente por la hoja o por el tamaño, aunque no tenga el fruto ni la flor-, hasta el conocimiento de los marcos de plantación, es decir, a qué distancia hay que plantar unos productos de otros o los estados de maduración de los frutos.

Este conocimiento tan profundo del huerto y de cada producto, da a nuestros profesionales con discapacidad intelectual un cambio de rol muy importante y se sienten útiles cuando un cliente les pregunta o les pide consejo sobre cómo hacer según qué cosas en su huerto. Que ellos sean capaces de contestar a esas preguntas con seguridad y sentir que son ellos quienes ayudan, y no al revés –como están acostumbrados- les proporciona muchísima autoestima, seguridad y mejora su inserción en la sociedad.

Además de todo ello, son unos cuidadores fantásticos que te ayudarán a tener el huerto de maravilla.

la huerta de montecarmelo

7.- ¿Por qué animarías a la gente a que alquilara un huerto?

Por muchísimos motivos, pero por tres fundamentalmente.

El primero es por acercarse a la naturaleza, por intervenir en ella de manera responsable y aprender a colaborar con el medio ambiente y ver los frutos de su intervención. Además, les va a permitir distinguir las estaciones y lo que ocurre en cada momento del año y ver los ciclos.

El segundo es por acercarse también a la discapacidad, normalizarla y ver que las personas con discapacidad intelectual tienen muchas capacidades. El hecho de relacionarnos con ellos nos enriquece y nos aporta una visión distinta del ser humano.

La tercera es porque uniendo estas dos cosas, naturaleza y personas con discapacidad intelectual nos hacemos mucho más humanos a nivel social y a nivel conocimiento del medio ambiente.

8.- ¿Hay actividades extras para los que quieran formarse un poco más?

¡Claro que sí! Dentro de la tarifa del alquiler de huertos está incluido el hecho de poder asistir gratuitamente a varios talleres de formación.

Tenemos un temario llamado “Los 12 meses en el huerto”, en el que contamos lo que ocurre en cada estación y lo que debemos hacer en cada momento.

Si hay que abonar, cavar, plantar, podar, recolectar o si hay que tratar con productos ecológicos alguna planta para mejorar su sanidad vegetal.

Estos cursos son para adultos, pero también tenemos otras actividades de huerto escuela que están enfocadas a los más pequeños. Los talleres de huerto escuela no siguen un temario tan cronológico, sino que tratamos de acercar a los niños al huerto, a la buena alimentación y a los hábitos saludables.

Nuestra experiencia nos dice que cuando los niños participan en la siembra o en la recolección, se sienten parte del proceso y tienen una receptividad más natural a tomar estos productos.

la huerta de montecarmelo

9.- ¿Qué productos de recogen y se plantan en esta época?

Ahora mismo en primavera estamos recogiendo habas, guisantes, tirabeques y todas las variedades de hoja: lechugas, espinacas o acelgas, que son típicas de un clima como es la primavera que no es ni demasiado caluroso ni demasiado frío.

Cuando terminamos la recolección de estas plantas, que ya no soportan tan bien el calor, llega la plantación de lo que es la huerta de verano puro y duro. En este momento plantamos todas las variedades de berenjena, pimiento, tomate, calabacín o calabaza.

¡La huerta de verano es la más conocida y la más querida por todos los clientes!

10.- A parte de cultivar y disfrutar en casa de la cosecha… ¿Qué efectos terapéuticos tiene la actividad de los huertos en las personas?

¡La actividad de huerto es una actividad muy sanadora!

Es muy beneficiosa por el hecho de salir de un entorno urbano en el que estamos normalmente bajo la luz artificial o en ambientes donde hay temperaturas artificiales y el entorno es un lugar de construcción inerte donde no hay materia vegetal viva ni hay cambios.

Salir de ese ambiente y entrar en un espacio abierto como lo que es un huerto en el que hay un gran ecosistema, no sólo de plantas, sino también de animales, porque hay insectos, sapos, lombrices, polinizadores de todo tipo, flores, frutos que están en germinación, otros brotando… y que además la temperatura exterior varía y es distinta a lo largo del año, produce un bienestar que el cuerpo inmediatamente percibe.

Nuestro organismo con los 5 sentidos, está recibiendo información por todos los poros e interactúa en el ecosistema como un ser vivo más. Se mejoran los biorritmos, y el cuerpo acompasa todo de manera natural.

¡Por unas horas, formas parte de la naturaleza y la puedes ver, tocar y saborear!

la huerta de montecarmelo

11.- Cada mes la Huerta de Montecarmelo organiza el Mercado del Campo. ¿En qué consiste este evento?

El Mercado del Campo es una iniciativa que creamos porque consideramos que en las grandes ciudades se ha perdido la trazabilidad de la alimentación que consumimos a diario.

Cuando hacemos la compra o llenamos nuestra despensa, lo hacemos de una manera muy artificial. No tenemos ningún vínculo con lo que sacamos de la nevera y no sabemos dónde ha crecido o cual es la región de la que procede. Todo eso, transforma el producto que consumimos en algo artificial y plástico.

Con el Mercado del Campo, no sólo puedes llevarte a casa una compra rica y saludable, sino que damos a conocer las personas y las historias que hay detrás de cada alimento, recuperando ese vínculo y esa trazabilidad de los productos.

En el Mercado del Campo invitamos a productores de verduras, de salazones, de conservas, de cervezas y vinos artesanales o de dulces. En definitiva, cualquier tipo de alimento que tenga un proceso artesanal y natural.

Los forman productores pequeños que por su tamaño no han industrializado sus productos y, por tanto, no llegan a los grandes almacenes en los que compramos normalmente, sino que se quedan en pueblos o en zonas más rurales.

Nos encanta traerlos a la ciudad, invitarles a un espacio urbano y grande para que puedan ofrecer sus productos y el consumidor humanice un poco más lo que come, lo que consume y lo que está en su despensa.la huerta de montecarmelo

12.- Un deseo para la Fundación

Que llegue a más personas todas las actividades que hacemos y, sobre todo, que se pongan en valor. Que la gente nos elija, no sólo por los servicios y productos que ofrecemos, sino también por nuestra labor social.