Desde junio de 2014 Coro Heraso es la responsable de la unidad de invitaciones de boda del taller de imprenta de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce en la que trabajan 15 personas con discapacidad intelectual.

En nuestra imprenta, llevamos más de 10 años ofreciendo el mejor servicio. Somos especialistas en invitaciones de boda y papelería personalizada, realizando trabajos tanto en impresión digital, offset, termorrelieve o relieve verdadero. Disponemos de varias opciones de formato de invitaciones y de multitud de colores y estampados para los forros de los sobres, pudiendo incluso personalizarlos completamente.

Cada sobre está realizado a mano por nuestros trabajadores con discapacidad intelectual, por lo que ninguno es igual, pero cada uno es maravilloso.

invitaciones boda fundación carmen pardo valcarce

1.- ¿Qué hay detrás de la imprenta?

Detrás de la imprenta hay un grupo de 15 profesionales con discapacidad intelectual entre 20 y 60 años, que vienen a trabajar aquí todos los días con mucha ilusión, a formarse y a tener una actividad que les haga sentirse realizados.

En la imprenta tenemos un ambiente muy agradable. Tenemos mucho trabajo, pero también disfrutamos mucho con lo que hacemos.

2.- En esta parte de la imprenta, entre otras cosas, se realizan invitaciones de bodas. Uno de los momentos más felices en la vida de una persona. ¿Cómo se sienten los profesionales que trabajan aquí al saber que son parte de un momento tan importante?

¡Se sienten fenomenal!

Primero porque les gusta mucho el trabajo que hacen día a día, son muy perfeccionistas, se miran mucho el uno al otro y si alguno hace algo mal, sus compañeros le corrigen.

Yo soy la responsable de recibir a los novios y de hacerles el diseño. Una vez que el cliente se queda satisfecho con el resultado, es cuando entran en juego nuestros profesionales con discapacidad intelectual para hacer el manipulado.

En este sentido, me encargo de hacerles partícipe de todo lo que hacemos, de contarles los emails de agradecimiento que nos mandan los novios que quedan encantados con el trabajo realizado y de contarles todos los progresos que vamos teniendo.

Así sienten que su trabajo tiene sentido. Que los clientes cada vez quedan más contentos con el resultado y que la unidad de invitaciones de boda de la imprenta cada vez tiene más éxito gracias a ellos.

3.- ¿Cuál es el proceso de fabricación de las invitaciones y los recordatorios de Primeras Comuniones?

El proceso es el siguiente: Yo me encargo de recibir a los clientes mediante cita previa, les atiendo, me cuentan sus necesidades, les hago el diseño y les voy mandando los borradores hasta que estén conformes.

En el momento en el que aprueban todo, hacemos una prueba de lo que va a ser su invitación, y cuando dan el visto bueno a su pedido lo mandamos a producir.

4.- Dentro de ese proceso de fabricación general, cuales son las tareas concretas que desempeñan los 15 profesionales con discapacidad intelectual que trabajan en este taller?

Una vez que contamos con el visto bueno del cliente en su invitación, mandamos a producir el pedido y se imprimen los forros.

A partir de ahí, nuestros profesionales pasan a realizar el manipulado de los sobres con diferentes tareas en cadena.

Lo bonito es que es un trabajo colaborativo, en cadena. No todos sabemos hacer todo, pero todos somos buenos en algo: Unos se encargan de hacer el forro, otros realizan el pegado, otros ponen la cinta y otros el hendido. Además de eso, hay otra persona, Paloma, que se encarga de colocar el pedido y supervisar conmigo si está todo correcto.

En este momento y con todo preparado, llamamos al cliente para que venga a recogerlo.

5.- ¿Qué características tienen que tener los trabajadores que trabajan aquí?

Sobre todo, tienen que ser muy perfeccionistas.

Lo bueno es que son personas que llevan muchos años aquí y controlan muy bien todo el proceso de creación de invitaciones, de manera que, aunque tengan la función de realizar una tarea determinada, están muy atentos a que el resto de pasos se haga correctamente.

6.- Las invitaciones de boda que se fabrican en la Fundación, son totalmente personalizables. ¿Cuál ha sido el encargo más raro o más original que habéis tenido?

A lo largo de todo este tiempo hemos tenido muchísimos encargos muy originales, pero justo hace unas semanas tuvimos una boda de unos novios que querían hacer cinco fiestas diferentes en torno a una boda.

Para esos cinco días creamos 5 invitaciones que, aún siguiendo el mismo estilo, eran diferentes. Una invitación para la recepción, otra para la iglesia, otra para el baile, para el brunch y otra para una actividad que realizaron. Todo un reto para nosotros cuyo resultado fue inmejorable.

También hemos hecho invitaciones en las que nos pedían que el papel fuera sostenible hasta el nivel de que sirviera para después crear nuevas plantas.

7.- ¿Cuántos novios encargan al año sus invitaciones con nosotros?

Cuando llegué en 2014 se hacían 130 bodas, y este año hemos hecho 270. ¡Es una pasada!

Funcionamos mucho por recomendación. Que la gente se quede contenta y la calidad y el servicio sean buenos, es la mejor publicidad que podemos tener.

invitaciones boda fundación carmen pardo valcarce

8.- ¿Qué supone para ti trabajar diariamente con personas con discapacidad intelectual y qué retos encuentras en tu día a día?

Por un lado, personalmente he aprendido muchísimo. Es una maravilla trabajar aquí. Entras por la puerta de la oficina y todo son caras alegres, buen ambiente y ganas de trabajar.

Por otro, a veces es un poco complicado porque en mi día a día hacemos varias cosas a la vez. Estoy en un puesto de trabajo donde tengo atención al público, llamadas, emails, coordinación de encargos, y además me ocupo de que nuestros profesionales con discapacidad intelectual estén cómodos en su trabajo, realicen sus tareas de la mejor manera posible y disfruten con lo que hacen. ¡Un reto conjugar todo!

9.- ¿Cuáles son los picos de trabajo de este taller?

Cuando más trabajo tenemos es de enero a julio.

Como las invitaciones se tienen que mandar con 2 meses de antelación, en enero ya estamos entregando bodas de marzo y ahora las bodas de junio y de julio.

Las de octubre y noviembre, como la gente se va de vacaciones, las quiere mandar antes de verano. Por lo tanto, tenemos unos meses, sobre todo desde Semana Santa hasta julio, que se juntan bodas de octubre y de noviembre.

10.- ¿Por qué realizar las invitaciones de boda y los recordatorios de Primeras Comuniones en la imprenta de la FCPV y no en otra?

En primer lugar, porque ¡son la bomba! Y al estar hechas de manera artesanal son únicas.

En segundo lugar, nuestro precio es muy competitivo. Porque seamos una Fundación, no tiene que suponer un coste extra ni mucho menos. Estamos en el mercado y queremos funcionar así.

En tercer lugar y más importante, es que los clientes que encargan las invitaciones de boda y Primeras Comuniones con nosotros, están contribuyendo a la labor social de la Fundación y están ayudando a que las personas con discapacidad intelectual que trabajan en este taller, en lugar de estar en su casa sin ningún tipo de actividad, vengan aquí, trabajen, y tengan una tarea diaria que les hace sentirse realizados.

11.- ¿Cuál es la tendencia que está de moda para las invitaciones de boda y cuál es la colección que más gusta a los novios?

Los modelos que hemos diseñado y que vamos actualizando con el tiempo gustan mucho. Pero sin duda lo que más gusta a nuestros clientes es la personalización de sus invitaciones.

El hecho de que cualquier pareja tenga la posibilidad de contar algo suyo a través de la invitación, es lo que más éxito tiene. Desde el pazo en el que se casan, hasta su viaje preferido, pasando por una foto incluso de sus mascotas…¡hemos hecho de todo!

12.- ¿Por qué es tan importante la figura del voluntario en talleres como este?

La figura del voluntariado es muy importante.

En este taller trabajan diariamente 15 profesionales con discapacidad intelectual en cadena y sacan el trabajo como el que mejor. Pero en los momentos de alta producción, el voluntario nos ayuda muchísimo a sacar todos los pedidos en tiempo y forma.

Además, nuestros profesionales disfrutan mucho con los voluntarios. Les encanta compartir su día con gente externa, enseñarles lo que hacen y como lo hacen, charlar con ellos mientras trabajan y compartir experiencias y anécdotas.

Es cierto que los voluntarios que colaboran con nosotros en este taller, tienen que ser, al igual que nuestros profesionales con discapacidad intelectual, muy cuidadosos, meticulosos y muy técnicos y muy perfeccionistas a la hora de desempeñar las tareas de manipulado de las invitaciones.

13.- Un deseo para la Fundación.

Que siga creciendo como lo está haciendo y que pueda seguir dando trabajo a personas con discapacidad intelectual. Que siga luchando por sus derechos y que consiga que, poco a poco, la sociedad se vaya concienciando cada vez más de la importancia de la participación de estas personas.

invitaciones boda fundación carmen pardo valcarce