Alberto Alemany, director de la Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual de nuestra Fundación, y experto en el trabajo con personas con discapacidad intelectual, nos cuenta qué es y en qué consiste el Dispositivo en Red PREDEA.

La Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual (UAVDI) de nuestra Fundación, nace en 2010 en colaboración con la Sección de Análisis del Comportamiento Delictivo de la Guardia Civil y tiene como objetivo atender a las personas con discapacidad intelectual víctimas de abuso. Esta unidad desarrolla sus actividades en tres áreas fundamentales: investigación, prevención y formación e intervención. Es por ello, por lo que la ejecución técnica del proyecto de implantación del Dispositivo en Red PREDEA, se encomendó a la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, desde septiembre de 2015 hasta febrero de 2017.

1.- ¿Qué es PREDEA y cuál es su objetivo principal?

El objetivo de PREDEA es crear una metodología homogénea, en todos los Centros que prestan atención a adultos con discapacidad intelectual de la Comunidad de Madrid, para la Prevención, la Detección y la Atención de casos de abuso a estas personas. Durante estos meses se ha trabajado para configurar la Red de entidades adheridas a la Red y dotar a todas estas organizaciones de las mejores herramientas y formación para que puedan trabajar de la mejor manera en la promoción de los derechos de las personas con discapacidad intelectual.

2.- ¿Cuándo y por qué se creó este dispositivo en Red para la Prevención, la Detección y la Atención en situaciones de abuso a Personas con Discapacidad Intelectual?

Desde que pusimos en marcha la UAVDI hemos podido observar la gran vulnerabilidad que presentan las personas con discapacidad intelectual frente a cualquier forma de abuso y maltrato. Uno de los factores que más inciden, tanto en la prevención como en la detección de este tipo de situaciones, es la preparación que tengan las entidades que trabajan alrededor de las personas con discapacidad intelectual. Por ello, en 2015, la Comunidad de Madrid decide poner en marcha un proyecto pionero y único en el mundo. Un proyecto a través del cual se consiguiera generar la Red más amplia hasta ahora conocida de recursos preparados para prevenir, detectar y atender casos de abuso y maltrato.

3.- ¿Quién y cómo se puede formar parte de PREDEA?

El proceso de adhesión a PREDEA se lanzó a todas las entidades de la Comunidad de Madrid que cuentan con plazas públicas o concertadas con la Dirección General de Atención a Personas con Discapacidad. Para formar parte de la Red, las entidades debían firmar un protocolo de adhesión al proyecto y designar un número de profesionales suficientes, los Agentes Clave, para la implementación de las medidas que implica el proyecto.

4.- ¿Qué supone para las entidades participantes el hecho de estar adheridas a la Red PREDEA?

Para las entidades adheridas, formar parte de PREDEA, implica la adquisición de un firme compromiso para luchar contra cualquier forma de vulneración de derechos de las personas con discapacidad intelectual. Además, las entidades adheridas se comprometen a desarrollar el conjunto de elementos que permitan prevenir situaciones de abuso, poner en marcha todas las acciones necesarias para detectar este tipo de situaciones y, en caso de ser detectadas, implementar todas las medidas necesarias que garanticen que la víctima recibe el mejor apoyo posible. El conjunto de estos elementos, acciones y medidas ha sido plasmados en un documento interno de cada entidad, el Plan de Centro.

6.- ¿Cómo se articula o cuales son los órganos profesionales que lo conforman?

Para poner en marcha el Dispositivo en Red PREDEA se han generado diferentes equipos de trabajo, cada uno con diferentes funciones y responsabilidades. En primer lugar, se generó un equipo coordinador (técnicos de la Comunidad y de la UAVDI) encargado de velar por el óptimo cumplimiento de lo establecido al inicio del proyecto y el respeto por los cronogramas marcados. En segundo lugar, se creó un equipo formado por representantes de las entidades participantes, de la Consejería y de la UAVDI, el Equipo PREDEA. Este equipo ha trabajado en el desarrollo de diferentes materiales y ha apoyado a la UAVDI en el diseño de diferentes actividades del proyecto, por ejemplo, la formación a los Agentes Clave. En tercer lugar, los equipos de trabajo de las propias entidades adheridas, formados por sus Agentes Clave, que ha trabajado para desarrollar e implementar los contenidos de su Plan de Centro. Y en último lugar, el equipo de la UAVDI, que ha funcionado a lo largo del proyecto como entidad gestora.

7.- ¿Qué papel ha tenido la Fundación Carmen Pardo-Valcarce en este proyecto?

La Fundación Carmen Pardo-Valcarce, a través de la UAVDI, ha tenido la responsabilidad de gestionar y coordinar el proyecto. Como entidad gestora hemos trabajado para fortalecer y potenciar a las entidades adheridas para que cuenten con una metodología, unas herramientas y unos sistemas de registro e intervención comunes en este tipo de situaciones. Además, hemos trabajado para que las entidades cuenten con un conjunto de materiales potentes y hemos formado a los Agentes Clave en los elementos esenciales relacionados con el desarrollo de los Planes de Centro y las claves para prevenir, detectar y actuar en casos de abuso a personas con discapacidad intelectual.

8.- El pasado 17 de marzo tuvo lugar la jornada en la que, junto con el Consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, se expusieron los principales hitos y datos del proceso de implantación del Dispositivo en Red PREDEA. ¿Cuáles son esos principales hitos y datos?

El principal dato que se desprende del proceso de implantación es el gran alcance que tiene la configuración actual del Dispositivo en Red. Se han adherido a la Red más de un 85% de las entidades. Estas 80 entidades dan cobertura casi el 90% de las plazas públicas y concertadas de la Red. Además, destaca que se han capacitado, desde la gestión del proyecto, a más de 160 Agentes Clave, y el 90% de entidades adheridas cuentan con una versión revisada de sus Planes de Centro. Los principales hitos del proyecto han sido el proceso de adhesión, la formación de Agentes Clave y la elaboración, por parte de las entidades, de sus Planes de Centro y de las primeras Memorias anuales PREDEA.

9.- La Fundación Carmen Pardo-Valcarce, y en concreto su Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual, es experta en abuso y discapacidad intelectual, y por tanto en la atención, detección y prevención de casos. ¿Cuántos casos habéis atendido desde la creación de esta unidad?

El número de casos que hemos atendido desde la puesta en marcha, en 2010, de la UAVDI sufre cada año un crecimiento considerable. Así, hemos pasado de los 7 casos anuales el primer año a estar recibiendo una media de 13 casos cada mes. Por tanto, desde la puesta en marcha de la UAVDI hemos atendido un total de 552 víctimas (además, de casi 1300 familiares y más de 900 profesionales). Sin embargo, la atención a los casos no tendría sentido sino trabajamos por prevenir este tipo de situaciones, para lo cual hemos formado a más de 3600 personas con discapacidad intelectual, 600 familiares y 2939 profesionales.

10.- ¿Qué beneficios tiene el Dispositivo en Red PREDEA para nuestra sociedad y para las personas con discapacidad intelectual?

El principal beneficio del Dispositivo en Red PREDEA es la reducción de la vulnerabilidad de las personas con discapacidad intelectual frente al abuso y el maltrato. Además, el proyecto conlleva un impacto considerable sobre la sensibilidad de la sociedad general, y en concreto del mundo de la discapacidad intelectual, sobre la dificultad que tienen las personas con discapacidad intelectual para ejercitar sus derechos en las mejores condiciones.

Proyectos como el Dispositivo en Red PREDEA nos acercan un poquito más a un mundo en el que las personas con discapacidad intelectual puedan disfrutar de una vida en la que la amenaza del abuso y el maltrato sea cada vez menor.